16 de noviembre de 2014

POR LOS ESTUDIANTES DE MÉXICO

Si todos los días lees la noticia o ves el telediario, acabas por tener la impresión de que en todas partes, todo el tiempo, pasan cosas horribles. Al final, nos acostumbramos a que la tragedia sea el pan de cada día y no le damos más importancia que el horror de cuando oímos por primera vez la noticia. Sobre todo si esta ocurre lejos de nuestras fronteras.
Es el caso, por ejemplo, del asesinato de los estudiantes en Iguala, México. Cuando nos llegó la noticia de su horrible destino, tras llevar un mes desaparecidos, España estaba demasiado preocupada por el ébola como para horrorizarse demasiado por la suerte de los 43 estudiantes. Y el tiempo fue dando paso al olvido. Sin embargo, nuestro deber como personas, como seres humanos, es solidarizarnos, protestar, reivindicar los derechos, no solo los nuestros, también los de los demás.

¿Valladolid se conciencia con la causa?

En Valladolid, varias decenas de estudiantes se concentraron el jueves con el fin de apoyar a las víctimas. A pesar de la lluvia, se reunieron en Fuente Dorada para denunciar los abusos cometidos en México. La concentración estaba convocada por el Colectivo de Jóvenes Comunistas, que leyó su manifiesto, así como lo hicieron dos alumnos pertenecientes al programa COMFO (Complementa tu Formación).
A la pregunta de si creen que la capital vallisoletana se concienció de lo ocurrido en México, Fernando, del CJC, contestó que “es algo difícil de hacer porque estando tan lejos hay veces en que que ni siquiera nos concienciamos con los problemas particulares de los compañeros y compañeras que sufren el capitalismo y sus recortes”.
Pablo Fuentes, del programa COMFO, opinó que “ normalmente se tiende a ver este tipo de situaciones como algo lejano que no nos afecta por ser una cosa internacional o una cuestión que quizás pasa casi todos los días, pero la población debería entender que todo está relacionado en el ámbito de la política y la sociedad y que todo son procesos que evolucionan de forma conjunta”.
“Lo que se ha hecho en México es un atentado contra los derechos humanos como se hace día a día y creo que si en Europa no mostramos nuestro descontento, al final esas situaciones pueden acabar por darse aquí, si no defendemos los derechos humanos, nosotros que somos los países que supuestamente más los defendemos”. Por otra parte, Pablo consideró importante que los ciudadanos tomen la iniciativa espontáneamente y mediante las redes sociales, para hacer concentraciones como esta y mostrar que existen núcleos de debate ciudadano al margen de los medios de comunicación oficiales.
Es nuestro deber, como estudiantes, como personas, concienciarnos y denunciar los abusos contra los derechos humanos, porque son algo que nos afecta a toda la humanidad, independientemente de las fronteras. Porque Ayotzinapa somos todos.

0 comentarios:

Publicar un comentario