18 de diciembre de 2014

EL MISMO CUENTO DE NAVIDAD

Bea Sanz

Falta muy poco para que llegue la Navidad, esta época del año en la que todo es alegría y fiesta, en la que te reúnes con amigos y familia para celebrar una fecha tan señalada, que para muchos debería carecer de significado debido a sus creencias. Llega esta maravillosa época del consumo en la que los Reyes Magos tienen que venir cargaditos de regalos y, ¿cómo no? con esto de la globalización en el intercambio de culturas, aquí añadimos la visita de Papá Noel en Nochebuena. Como ya dijo Melendi cuando llevaba rastas, “la Navidad la ha inventado el Corte Inglés”.


 

Pero sobre todo y lo más importante es que hay una noche mágica (no me refiero a la Reyes) en la que al cambiar de año y ser uno más viejo, también de repente vas a cambiar de vida. Con cada campanada te vas haciendo una nueva promesa. Quizás muchas serán las mismas que te haces todos los años. Pero todas estas expectativas también tienen su lado negativo ya que cuando no se consiguen puede aparecer la frustración. La psicóloga Amaia Terrón dice que cerca del 80% de la población sufre de alguna manera “los efectos secundarios de la Navidad” entre los que hay estrés, soledad, depresión o melancolía.

No se sabe por qué extraña razón la gente utiliza esta fecha para querer saber, por ejemplo, qué pasará el año que viene, qué les deparará el futuro o qué deberían hacer en ciertos temas. Es posible que por esto mismo se haya puesto de moda ahora en facebook hacer tests. 

Toda persona que esté en esta red social ha tenido que vérselas a la fuerza con cosas como ¿Qué famoso sería tu novio ideal? ¿Estás listo para una relación? ¿Qué fin de año te espera? ¿Quiénes son las más guapas de tu FB? ¿A qué cuento de Disney perteneces? ¿Quién eres? Y un sinfín más. La gente los hace y los comparte con frases como “mira qué bien” o “menudas tonterías”, pero esto es como todo: mitad verdad, mitad mentira. Y todo esto porque necesitamos oír o, leer en su defecto, lo que queremos que pase.

No hay que engañarse, este ambiente tan idílico no viene del todo mal para desconectar un poco de la rutina ya que si algo es necesario en esta vida es soñar. Puedes soñar con que te toque la lotería, con que será un año fascinante o con que te traigan muchas cosas por Reyes, pero la Navidad son dos semanas al año, y luego vuelve la normalidad y todo lo que eso conlleva...

0 comentarios:

Publicar un comentario