25 de febrero de 2015

LOS ÓSCARS TIENEN SABOR HISPANO CON 'BIRDMAN'

Yolanda Rodríguez

Los nombres como Birdman, Alejandro González Iñárritu , Julianne More, o Eddie Redmayne fueron los más comentados tras la celebración de la pasada Gala de los Oscar. Sin sorpresas. Boyhood fue la gran derrotada al conseguir uno de los seis premios a los que optaba.
 
 
Tras una impecable alfombra roja donde las grandes estrellas del cine paseaban sus mejores galas y sus elegantes joyas – siempre cargada de una gran humildad – comenzó la ceremonia en el teatro Dolby. Este año, el actor, cómico y por lo que se dice, también mago, Neil Patrik Harris ha sido el encargado de conducir la velada. Literalmente al desnudo y para muchos con una actitud intachable, Harris no conquistó a la crítica que afirma que tanto su labor como la gala estuvieron “irregulares”, “frías” y “aburridas”.
 
La película Birdman del mexicano Iñárritu se hizo con el protagonismo de la gala al conseguir cuatro de las nueve estatuillas a las que estaba nominada, incluyendo Mejor película y Mejor director. Pero, ¿realmente se lo merecía? Un buen guión, adecuados actores, y unos medios técnicos favorables han hecho de esta una gran producción cinematográfica. A la hora de compararla con sus competidoras- Boyhood, La teoría del todo o El Francotirador- deberíamos plantearnos si era la digna ganadora.
 
Sin ánimo de desprestigiar ningún aspecto de la película, puede que haya sido sobrevalorada por miembros de la academia. Boyhood, por ejemplo, ha sido completamente relegada. Una producción realizada durante doce años con tan solo 39 días de rodaje ha sido únicamente premiada con una estatuilla correspondiente a Mejor actriz secundaria para Patricia Arquette, quien no pasó desapercibida por su discurso reivindicativo al recoger el premio.
 
Esta película traía consigo una nueva manera de hacer cine, de innovar y ha sido totalmente desprestigiada. Como es una tradición en la academia de cine, siempre se castiga a lo nuevo. No paramos de convivir siempre con las mismas caras como las de Meryl Streep, Jennifer Aniston o Julia Roberts, entre otros. Y es cierto que cuando no vemos a alguna de estos famosos rostros en la película la catalogamos como "mala" y decidimos no verla.
 
 Por suerte, no se les ha cerrado las puertas a jóvenes promesas como Emma Stone o Reese Witherspoon , Felicity Jones o Eddie Redmayne, quienes parece que tiene una prometedora carrera en el mundo del cine. Es así, que una vez más el cine hollywoodiense se muestra constante y repetitivo a pesar de los lujos y excentricidades con los que en general cuenta.

0 comentarios:

Publicar un comentario