10 de febrero de 2015

"YO VEO UNA METÁFORA Y ME PONGO A ESCRIBIRLA"

Paula Zurimendi

Estudia periodismo, pero su verdadera vocación es la literatura y la poesía. Noelia Toribio, de veintiún años, acaba de publicar su primer libro, que ella misma ha editado: La Sombra del Lucero, recopilatorio de varios de sus poemas y relatos. Forma además parte de dos grupos de poesía de su ciudad, Valladolid. Utiliza su blog y las redes sociales para dar a conocer lo que escribe.
Fotografía: Noelia Toribio
¿Por qué una persona joven puede estar interesada en poesía?

No creo que la poesía tenga que ver con la edad. Yo empecé a escribir con doce años porque me mandaron escribir un poema en el instituto y me encantó, en primero de la ESO.

¿Cómo empezaste a escribir en serio?

Pues a partir de los dieciocho años empecé a presentarme a concursos de mayor nivel, por así decirlo, porque hasta entonces habían sido todos en el instituto o juveniles y, bueno, luego ya cuando gané el primer premio más en serio.

¿Cómo describirías tu estilo de escritura?

Pues me pillas en un momento raro porque está variando el estilo. Yo he sido normalmente muy de la corriente romántica. No el Romanticismo de flores y bombones, que es lo que digo siempre, sino de exaltar cualquier emoción, sea cual sea. Y ahora pues estoy intentando probar otros estilos distintos, un poco de todo.






Descríbeme los pasos que has dado para publicar La Sombra del Lucero.

La sombra del lucero tiene poemas que yo he ido escribiendo desde que tenía dieciséis, diecisiete años y que yo no los escribí pensando que algún día irían en un poemario llamado así. Simplemente, vi que tenía una colección de poemas que tenían todos un hilo conductor en común y, bueno, dije "¿por qué no los ponemos todos juntos y todos majos?" Y también hay algún relatillo que sale de vez en cuando y llega un punto en que te encuentras que tienes suficiente para hacer un libro.

Y, ¿de ahí a publicarlo?
Fotografía: Jorge Lázaro

Pues primero está la parte de seleccionar los poemas que quieres meter, que eso yo diría que es la parte más complicada porque no todo lo que se escribe está igual de bien. Igual de cuatro poemas que escribes, uno es el que te merece la pena. Ese proceso de selección es bastante complicado, tienes que contar con opiniones distintas.

La edición la he hecho yo misma con mi padre. Ahí he tenido un poco de ventaja porque (en la carrera) de periodismo nos han enseñado a maquetar y con el programa que usábamos en clase he maquetado el libro. Luego, ha sido cuestión de buscar una imprenta, comparar precios y hacer lo que más rentable salía.

Participas en varios proyectos relacionados con la poesía. ¿Puedes hablarme un poco de ellos?

Está por un lado Rain Dogs, que ahora está un poco en baja forma pero que es el primer grupo de poetas con el que he recitado y en el que he estado, así que ese va a estar el primero siempre. Después, hace poco meses me metí, o me metieron más bien, en Susurros a pleno pulmón que está formado por un montón de poetas de todas las edades que se reúnen a recitar en el Desierto Rojo casi todos los viernes.

Y luego está Versato, que está formado por poetas jóvenes entre quince y veintipocos años y están en distintos puntos de España. Básicamente nos comunicamos por Whatsapp y estamos en Twitter y Facebook.

¿Qué prefieres y por qué: recitar la poesía o escribirla y que la lean?

Hombre, yo creo que la poesía está hecha para recitarla porque, además, ya no solamente las palabras que hayas escrito, sino también la entonación con la que recitas el poema hace mucho y le da un componente, que si lo lees a simple vista igual no lo pone el lector, o pone otro distinto. Me quedo con las dos, pero sí me gusta recitar e intentar transmitir más con la voz, que es un extra, aparte de lo que está sobre el papel.

Estudias periodismo, ¿cómo se relaciona para ti con la literatura y la poesía?

Con la poesía igual no tiene mucho que ver, pero con la literatura yo creo que sí. Muchos periodistas fueron escritores. Yo de hecho me metí en la carrera porque sabía que podría escribir. Igual no literatura, pero escribir. Con o cual, creo que sí tiene mucho que ver, de hecho, en principio el periodismo partía de la literatura. Así que por eso estoy en esta carrera.

Siguiendo con el periodismo: ¿Qué opinas del trato de los medios sobre el tema?

Lo tratan escasamente. Yo no creo que no haya ganas de tratarlo en profundidad pero, bueno, la sección de Cultura siempre es menos importante que las noticias nacionales o internacionales que son algo que se entiende. Pero en televisión creo que se le podría dar más cancha: en vez de poner programas de entretenimiento como Sálvame... o este tipo de cosas que sí, entretienen a la gente pero porque es lo que hay.
A lo mejor si quitaran esos programas y pusieran otros entretenidos pero también culturales, podría ganar, pero pasa como las editoriales: que van a lo fácil, a lo que da audiencia. La literatura no es algo que consideren rentable.
Fotografía: Paula Zurimendi

¿Tienes futuros proyectos o estás escribiendo algo para nuevos libros?
Pues no. Supongo que dentro de una temporada, cuando vea que de nuevo tengo una colección de escritos lo suficientemente amplia, haré otro librito. Pero yo no escribo pensando en a ver qué hago luego con esto. Yo veo una metáfora por ahí y me pongo a escribirla, es así de simple.

¿Qué ventajas te ha dado internet para tu obra?
Un  montón. Si no fuera por internet ningún poema mío estaría publicado. Ahora tengo un libro pero claro, yo tengo un blog que es por donde la gente he empezado a leerme. Por Twitter he dado mucha publicidad al blog y he conocido a la gente de Versato. Por Facebook, a los de Susurros a Pleno Pulmón. Internet es la llave para esto. Podemos conocernos por ahí y darnos a conocer, si las editoriales no apuestan por nosotros. Es una alternativa muy fuerte.

Por último, ¿algún consejo para futuros o nuevos poetas?
Que escriban para ellos mismos antes que para nadie, es decir, que no escriban pensando en si va a gustar a la gente o no, o si voy a escribir esto porque sé que es más atractivo... no. Cada uno tiene que escribir lo que siente y lo que piensa y en el estilo que crea y siempre habrá alguien a quien le va a gustar, pero la primera persona que tiene que estar a gusto con lo que escribe es uno eso.
Una cosa muy importante: no tirar nada de lo que se escribe, que mucha gente tiene esta manía. Yo guardo todos los poemas y, sí, echo la vista atrás y digo "qué desastre" pero a partir de ahí vas viendo la evolución que vas teniendo y ayuda mucho.

Pues muchas gracias por la entrevista.
A ti.

0 comentarios:

Publicar un comentario