11 de marzo de 2015

VALLADOLID, ¿OTRA VEZ?

Horacio Oliveira

Ha vuelto a pasar. Valladolid, que solo aparece en los medios nacionales por el frío, la niebla –más de una vez estos dos temas juntos- y el alcalde, vuelve a ser noticia por este último. León de la Riva será otra vez candidato del PP a las elecciones municipales del próximo mayo. El lunes Rajoy le decía ‘¿Cómo va todo, alcalde?’ y el miércoles saltaba la noticia primero a los medios locales para después ser recogida por los nacionales. Y no es que Valladolid sea una ciudad trascendente en las noticias de los medios de Madrid; es que el que el elegido por Rajoy será juzgado a menos de un mes de las elecciones por desobediencia a la Justicia.

Francisco Javier León de la Riva
A día de hoy, y a no ser que desde el PP tengan más información sobre el resultado del próximo juicio, los de la gaviota estando jugando a la ruleta en una plaza clásica. Si queda inhabilitado, será demasiado tarde para dar marcha atrás; y si no, la figura del ginecólogo no ha sido la imagen con la que el PP se quiere identificar. El hombre siempre presente, el que pasea por la ciudad para conocer sus fallos y parece controlar todo al milímetro, se le han escapado temas tan importantes como el caso Zambrana, el del ex jefe de Mantenimiento o ha abierto la boca tanto que hasta algunos otros militantes mindundis de su partido se la han querido cerrar. Pero ahí sigue.

Estoy con Saravia en que si ha sido de la Riva el que ha afeado la imagen de la ciudad, tiene que ser él el que pierda las próximas elecciones. Aunque perderlas, como tal, es difícil, puede verse sin esa mayoría absoluta con la que ha apisonado todo durante estos últimos 15 años. Pero ese no es el tema: de la Riva no tendría que ser candidato porque un partido que acusa a otros de poca democracia no puede funcionar al dedazo; no debe intentar limpiar la cara de la burocaracia con una imagen como la de De la Riva; y no debe tener como candidato al regidor que todo controla, menos lo que tiene que controlar.


Es cierto que no hay un término medio con este tío. O se le odia, o se le quiere. Pero en un momento en el que el partido está cayendo a mínimos históricos en todas las encuestas, la personificación en un hombre así no puede ser una ayuda. Y menos con UPyD y Ciudadanos comiendo de la misma tarta. Porque por mucho que los medios locales tradicionales no tengan las ganas o el poder de decir de De la Riva lo que piensan.

Plaza Zorrilla (En el centro de la foto se encuentran los áticos a los que hace referencia la imputación del alcalde por desobediencia a la Justicia)
Muchos nos hemos equivocado al pensar que no estarían tan locos. Ahora mismo no recuerdo si he publicado alguna vez que me jugaría el brazo a que Francisco Javier León de la Riva no iba a ser el candidato del PP: si desde Génova habían sido capaces de mover la silla a la mujer de su expresidente en Madrid, un mindundi de provincias no iba a ser problema. Si no lo publiqué, da igual, porque seguro que lo dije o, al menos, lo pensé. Y hoy hubiese perdido un brazo. No pensaba que el PP tuviese tan pocos escrúpulos para poner otra vez a de la Riva a la cabeza o esperaba que dentro del partido hubiese alguien mejor. Sí, me equivoqué.


Habrá que esperar al 27 de abril, cuando se celebre el juicio, para ver qué pasa. Y después aguantar hasta las elecciones. Pero si yo me equivoqué pensando que el actual alcalde no podría presentarse a otras elecciones, estoy seguro que el PP la ha cagado al designarlo. Dice Floriano que les ha faltado explicar a los ciudadanos lo que han hecho. Que expliquen ahora por qué su regeneración pasa por de la Riva. Por qué él otra vez.

0 comentarios:

Publicar un comentario