5 de mayo de 2015

"MI PADRE ES PETER PAN, VIVIÓ LA GUERRA ASÍ"

Begoña Bernáldez

El pasado 27 de abril se celebró en Valladolid la presentación de ‘La lengua de los secretos’. El autor del libro, Martín Abrisketa, presentó su primera novela en la librería ‘Ole TVM’, donde firmó la edición y respondió a la entrevista del director del periódico ‘El Norte de Castilla’, Carlos Aganzo, y a las inesperadas preguntas del público. ‘La lengua de los secretos’ es una intrépida novela basada en la vida de Martintxo, su padre, durante la guerra civil. Una historia real que ha dejado impresionado a los lectores, tal y como demostraron con un sinfín de emociones durante la celebración. Tras una presentación inicial, comenzó la entrevista entre ambos.


Carlos Aganzo a la izquierda, Martín Abrisketa a la derecha

¿Cómo ha sido esta aventura de ponerte a escribir y luego interpretar la novela en dos tonos diferentes, desde el punto de vista de un niño en la guerra civil a un punto de vista diferente por ti?
Mi objetivo era conocer bien a mi padre, lo que había sufrido durante la Guerra Civil, ya que eso para mí era muy importante e interesante, ya que parece una fantasía pero es pura realidad. A pesar de estar a punto de morir de hambre, superó la situación con sufrimiento pero salió adelante, para mí mi padre es un héroe. La razón fundamental por la que escribo no es para contar la vida de mi padre, que también, sino para decirle que le quiero. La lengua de los secretos es el canal que he usado para demostrarle a mi padre ese sentimiento, porque no me atrevo a decirle a la cara que le quiero.

Para que luego digan que la literatura no es útil, para ti ha sido un medio necesario para acercarte a tu padre y demostrar esa idolatría, ¿verdad?
Sí, pienso que el amor entre padres e hijos es nupcial. Mi padre si superó la etapa de la guerra es porque la vivió con fantasía, se pensó que no le podían matar porque era niño, y esa realidad me ha mostrado a mí. Ese amor es fundamental, con el paso del tiempo las nuevas generaciones se muestran más el amor, es más natural. El amor es poesía.

Seguro que también para tu padre le habrá servido de alguna manera la novela para descubrir lo que él también sentía hacia su padre, esos dos grandes personajes de la historia. ¿Habrá descubierto ese encaje hacia atrás, no?
Claro. Mi padre me explicó el verdadero sufrimiento en las guerras y cómo vivió él esa perspectiva respecto a su padre, porque claro, un hijo puede superar la muerte de un padre porque es ley de vida, tiene que ocurrir, de ahí surgió esta novela. Pero la muerte de un hijo es mucho más dolorosa.

Estamos cansados de ver en el cine y en la literatura una visión de la Guerra Civil que siempre es la misma, pero tú tienes una visión muy piadosa de la guerra, en todos los sentidos. Eso quizás te lo haya prestado la cruda realidad de los ojos de un niño, ¿verdad?
Sí, es así. Mi padre es Peter Pan, vivió la guerra así. Él era un niño que creía no poder morir, y no sabía cómo eran los “malos” en el exterior. Se pensaba que eran diablos con cuernos y rabo. Me contó una anécdota acerca de esos “diablos”, volvieron de su exilio en Francia y al llegar a la frontera, le tocó el culo a un guardia civil para comprobar si tenía rabo. Esta novela, al tener un punto de vista infantil, elimina el drama de la guerra.

¿Qué te impulsó a publicar la novela?
Hablé con mi hermana, y decidí que el sentimiento que yo había generado con este libro podría ser el mismo para muchas más personas. Muchos lectores me han dado las gracias por esta novela, por una realidad escrita que no sólo mi padre vivió, sino  todas esas personas  que me están agradeciendo ser como soy y haber hecho esto posible.


0 comentarios:

Publicar un comentario