1 de mayo de 2015

¿SABES REALMENTE LO QUE ENGORDAS CUANDO SALES DE FIESTA?

Yolanda Rodríguez

 
¿Quién no ha salido de fiesta alguna  vez y se ha metido entre pecho y espalda uno o dos cubatas, si no son más? Sin embargo, hemos ser conscientes de que esto engorda. El alcohol contiene calorías, y las bebidas que le acompañan en las mezclas aún más. Algunos se refieren a ellas como las calorías invisibles puesto que no proporcionan ningún tipo de macro nutriente o vitamina.
 
Al beber una copa de alcohol, que aproximadamente son unos 53 gramos, (cada gramo de alcohol supone 7 kilocalorías) estamos ingiriendo alrededor de 125,6 calorías, a las que hemos de sumar las de la mezcla, que si se trata de un refresco sumariamos alrededor de 140 calorías más. Total: 265,5 Kcal  son las que consumimos por cada copa que nos bebemos. Eso sí, luego las intentaremos quemar a base de gimnasio.
 

www.tunewsfeed.com

La dieta estándar son alrededor de son 2.000 kilocalorías en los hombres y 1.800 en mujeres, dependiendo de la persona, por lo que si esta noche nos bebemos unas tres copas, estaremos consumiendo un total de 796,8 Kcal, casi el 50% de las calorías de la dieta.


           BEBIDA
              Kcal.
 Una caña (200 cc) de cerveza
70 Kcal.
Una lata de cerveza
105 Kcal.
Un vaso pequeño de vino (100 cc)
70 Kcal.
Un carajillo (25 ml)
70 Kcal.
Un vermut (100 ml)
140 Kcal.
Una copa de coñac (50ml)
 140 Kcal.

Un combinado (50 ml)
140 Kcal. No se incluyen las calorías del refresco.
Un whisky (50 ml)
140 Kcal.
Fuente: Guía de etiquetado nutricional de la FDA y Guía de referencia básica para abordar el abuso del alcohol de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria.

Pero, ¿por qué no se indica en botellas y envases lo que nos estamos metiendo en el cuerpo?  Fiona Sim,  presidenta de la Royal Society for Public Health, plantea  en un artículo que publicado en el British Medical Journal que “no hay ninguna razón por la que las calorías del alcohol merezcan un tratamiento diferente a las de la comida. Las bebidas alcohólicas contribuyen a la obesidad y deberían incluir un cómputo de calorías obligatorias”. Los alimentos envasados deben llevar claramente indicado su contenido en calorías en el envase, pero irónicamente  no sucede lo mismo con las bebidas alcohólicas. La normativa europea, aprobada en 2011, eximió a las botellas de cerveza, vino o licores de reflejar esta información hasta que la Comisión tome una decisión definitiva, que debería manifestar antes del año 2016.

Con el problema que actualmente presenta la obesidad, tanto a nivel europeo como a nivel internacional, la ausencia de  información calórica en las bebidas alcohólicas favorece un aumento del sobrepeso en la mayoría de la población.  Es justo que la ciudadanía sea informada de lo que realmente consume, ya no por razones de estética sino simplemente por motivos de salud pública.

0 comentarios:

Publicar un comentario