28 de octubre de 2015

SOY ESCLAVA NO PUTA

Isabel Pérez Pérez

El pasado 19 de octubre el Partido Socialista Obrero Español presentó el borrador de lo que será su programa para las elecciones del 20 de diciembre. Ante muchas críticas, este documento muestra algunas de las medidas que ya habían anunciado con anterioridad los componentes del partido. Ahí se encuentran propuestas de carácter educativo, como derogar la LOMCE -el cambio legislativo favorito de los gobiernos- o eliminar del currículum y del horario escolar Religión. Promesas de carácter sanitario tal y como es la universalización de la misma, algo que volvería a colocar la sanidad pública española como las mejores del mundo, y la asistencia a inmigrantes sin papeles.
flickr.com

Eliminar el copago respecto a la dependencia o acabar con las habituales devoluciones en caliente serían otras de las medidas que Pedro Sánchez ha puesto sobre la mesa. Ante todas ellas es importante destacar una que ha servido de precedente para cargar contra el secretario general. Se trata de la prohibición de burdeles y de la multa a los clientes con el fin de dar carpetazo a las mafias para poner coto a la prostitución.

El eterno debate llega a todas las casas, a todas las esquinas y también a todas las mesas de reuniones de partidos políticos (aunque aquí esporádicamente): dar vía libre o no al trabajo sexual. Por lo general las agrupaciones más conservadoras de este país tienen la visión de que hay que acabar con esta ocupación que afecta a la imagen del estado, a pesar de ello se incluye en el PIB como una actividad más, presumiendo de la reducción de la deuda. En el lado izquierdo del barrizal, varios grupos como Izquierda Unida se opusieron, resaltando el lado más feminista de muchos de sus integrantes.

Aquí es donde entra alguna de las ideas y propuestas que han salido a flote en el panorama público. El pasado mes de abril, Albert Rivera declaró su apoyo a legalizar la prostitución en este país, argumentando que gracias a ello se podrían recaudar 6.000 millones de euros. Después de estas frías declaraciones, el candidato catalán se encontró con el respaldo de Esperanza Aguirre, que vio en esa parte monetaria todo un beneficio para la liquidez española.

¿De verdad es beneficiosa una legalización? En algunos países tales como Hungría y Holanda se han llevado a cabo y el resultado no ha sido el esperado desde la perspectiva de los derechos sociales. Esta apertura se ha traducido en dar paso al aumento del tráfico al  acrecentarse significativamente el mercado sexual. Y nunca es suficiente. 
En el extremo contrario se encuentran países como China, donde se siguen ofreciendo este tipo de servicios por la red y existe tráfico de mujeres a pesar de ser ilegal. Esto descubre que la clave inicial del debate no es legalizar o no la prostitución, sino acabar con la trata de blancas para luego abrir interrogante de nuevo a esa pregunta.

La iniciativa promovida por el PSOE significaría, según el candidato, acabar con la trata de personas, con el "usar y tirar" de los proxenetas. Perseguir a aquellos que alquilan habitaciones para este uso para al final cortar de raíz, algo que la mayoría de los políticos respaldan en términos generales. El punto de inflexión aquí lo marcan las cifras, cuando solo un 5% de las prostitutas en España lo hacen por propia voluntad. El resto se llama esclavitud.
Para aquellas mujeres que lo ejercen sin una presión, no debería de penalizarse, siendo (igual que en China) respetada la prostitución individual. Cada ser humano puede hacer con su cuerpo lo que esté de su mano, siempre que se haga por propia voluntad. Si se legaliza o no el trabajo de estas personas minoritarias, si se erradica ese tipo de prostitución es otro asunto posterior, en el que hay que olvidar intereses económicos y recordar la voz de estas personas.

 Además, entre todas estas promesas electorales se debería de ofrecer la alternativa de reinserción de aquellos que están dentro de este mundo tan turbio como es el sexo por obligación, haciéndoles ver otras opciones laborales. Mientras, los partidos siguen su agenda sin centrarse demasiado  en el tema.Y en cuanto a los otros puntos del borrador del Partido Socialista, ya veremos. A más años más desengaños.

0 comentarios:

Publicar un comentario