1 de octubre de 2015

¿TANTO RUIDO PARA ESTO?

Yolanda Rodriguez

Los catalanes han sido conscientes de la trascendencia de estas elecciones, a  pesar de ser las terceras en cinco años. En vista de la ley se trata únicamente  de unas elecciones autonómicas, pero han sido tratadas como si fuera un plebiscito sobre la independencia . En este 27-S se ha logrado una afluencia de voto récord con una participación del  77, 3% del censo electoral, que supera en 10 puntos las anteriores del 2012, Dando cuenta de que la fecha de ayer ha sido de las más importantes de las últimas tres décadas en la historia electoral española. Como resultado, el bloque independentista se ha convertido en el teórico vencedor, analizando las elecciones desde un punto de vista autonómico clásico. Pero, a pesar de estas cifras tan imponentes, la sensación en el resto de España es la misma, nos encontramos  estancados en un  mono tema.
www.cugat.cat

Independientemente de la debilidad del  bipartidismo español PP-PSOE  y del revolcón que se lleva Podemosen estas elecciones, la cuestión queda en el acto de independencia que se quiere llevar a cabo de manera inconstitucional, ya que no hay otra vía, y que compromete a todos los españoles por igual. Cataluña está partida en dos y España también.

Los independentistas, tras unas elecciones autonómicas adelantadas, que han querido que fueran plebiscitarias, han logrado solo el 47% de los votos, insuficientes al no llegar al 50%. Pero ni Artur Mas, ni Junts pel Sí, ni la CUP;lo admitirán nunca. Estos, los que convocaron las elecciones más trascendentes de la historia de Cataluña, formando una coalición llamada Junts pel Sí, englobando  la primera y la segunda fuerzas catalanas, hablando de elecciones plebiscitarias, logrando que se cumplan, se han quedado a tres puntos de la mitad de los votos para la mayoría.

El independentismo no ha triunfado. Los datos, en relación a la suma de los diputados de Esquerra y CiU, determinan que Junts pel Sí ha bajado de 71 a 62 escaños. Su seguidora, las CUP, ha subido de 3 a 10. La suma de estas dos listas consigue dos representantes menos que en la legislatura anterior.

¿Por qué tanto embrollo si todo se mantiene  de forma prácticamente similar? Aunque la equidad de fuerzas ahora se rompería en contra de la independencia, puesto que los partidos contrarios a la independencia unilateral, Ciutadans, PSC, Catalunya Sí que es Pot, PP y Unió, cuentan con un 50,5% de votos. Si se computarían en el bloque del no, el resultado de su plebiscito le sería desfavorable, sumándole además la desaprobación por parte de la Unión Europea, que no permite que la escisión de un territorio de un estado miembro pueda pasar a formar automáticamente parte de ella.

Con ese balance, ¿de verdad se considera el triunfo de la independencia catalana?

0 comentarios:

Publicar un comentario