4 de noviembre de 2015

EDUCACIÓN VÍA IPAD, ¿DE VERDAD UN ACIERTO?

En los últimos años la entrada de tabletas y iPads a las aulas ha sido inminente. Estos instrumentos tecnológicos pueden llegar a ser herramientas verdaderamente útiles en nuestro día a día pero, ¿es necesario crear una dependencia desde tan temprana edad?

Es verdad que desde un punto de vista de desarrollo de la “inteligencia tecnológica” del individuo es algo que está bien desarrollar y se instruya para ello puesto que un futuro  posiblemente serán las únicas herramientas con las que contemos en el trabajo. Muchas de las generaciones anteriores echan de menos un mayor conocimiento de la tecnología que ahora nos está invadiendo y parece que se está convirtiendo en necesaria para poder acceder, en muchos casos, a un puesto de trabajo.

 Ya bien seas un dependiente, un comercial, un empelado público o un simple profesor siempre, y cada vez más, tendrás que poner en práctica tus conocimientos sobre informática y tecnología que mayormente nunca han sido adquiridos. Es cierto que actualmente existen muchas de formas de acceder a cursos en los que te preparan para ello, pero las próximas generaciones al haberse criado con “una tablet bajo el brazo” adelantan a las anteriores a pasos agigantados.

www.casvi.es

Muchos centros en España ya cuentan con estos  dispositivos en las clases. Primero fueron los libros y cuadernos de papel, después los ordenadores y ahora son las tablets. Las nuevas tecnologías están transformando el sector de la educación que, poco a poco, está incorporando nuevas herramientas y contenidos para ofrecer al alumno una forma diferente de aprendizaje. También hemos de admitir que existen medios de financiación a través del gobierno o acuerdos de las escuelas con proveedores o empresas que ayudan a la financiación de estos equipos.

¿Pero qué clase de ayuda te ofrecen cuando tu hijo se ve condicionado por el tipo de tablet que usa?, ¿son menospreciados los niños que tiene tablets de menor categoría?. Somos conscientes de que la mejor tecnología del mercado está en manos de Apple, pero efectivamente no todas las familias pueden permitirse el lujo de adquirir un iPad cuyo precio oscila entre los 300 y 700 euros. Puede ser que tanta adquisición  tecnológica  cree desigualdades que antes no existían o eran menos evidentes. Es posible que este modelo de educación este enfocado únicamente a las élites, por decirlo de algún modo, puesto que si desarrollas una educación por la vía tecnológica viene ilícito la presencia de red WI-FI en tu casa, y seamos sinceros no todas las familias, lamentablemente, pueden permitirse tampoco ya no una red WI-FI en sus hogares, sino una línea de alta velocidad para que sus hijos no se queden atrás y pueden presentar los respectivos deberes al día.

Puesto que también se está convirtiendo en un tema cotidiano en muchos hogares, ¿qué ocurre si un día falla la red inalámbrica en casa? Muchos centros dan la opción de utilizar la red que dispone el colegio para su uso, pero no creo que haya muchos colegios abiertos a alrededor de las ocho o la nueve de la noche, que es la hora a la que muchos niños llegan a casa después de jornadas interminables de deporte o clases particulares, que también son necesarias por supuesto.

Parece que se está creando una dependencia en cierta parte innecesaria a estos dispositivos. Con el mundo de la tecnología hoy en día existen aplicaciones que te permiten trabajar sobre una pantalla como si fuera el mismo papel. Aplicaciones como Blinklearning  te permiten subrayar, añadir comentarios o realizar actividades en los mismos libros digitales. Por otra parte, existe en controvertida el tema de las licencias de estos “libros”, cuyo precio puede ser o no discutible dependiendo de la calidad de los mismos.

¿No puede acceder un niño a la educación de un centro con los libros en versión en papel?, ¿qué pasa con los niños que heredaban los libros de una generación a otra para ahorrarse un dinero?, ¿ por qué si repites curso tienes que renovar la licencia?.  Diversos centros de Valladolid ya han acondicionado sus aulas para llevar a la práctica este proyecto,  a través de cámaras de seguridad, taquillas vídeo vigiladas, pantallas digitales que funcionan con aplicaciones , como no volviendo a hacer distinciones a Apple, como AirServer.

En definitiva ,¿están obligados los padres de los niños que quieran llevar a su hijo a un determinado centro porque sean afines a determinados valores a comprar una tableta y tener los medios para disponerla?

1 comentarios:

Chechu dijo...

Que síi que la cosa va bien y además es la clave de la nueva educación. Paciencia.

Publicar un comentario