9 de noviembre de 2015

¿SALUD O DINERO?


El Tribunal Constitucional ha suspendido la ley de la Comunidad Valenciana que regulaba el acceso universal a la atención médica. El Gobierno central emitió un recurso a finales de octubre al entender que invadía sus competencias. En esta legislatura, y por la reforma sanitaria del 2012, se ha restringido el acceso a la sanidad impidiendo que los no documentados tengan una atención médica (a excepción de menores de edad y embarazadas). 
flickr,com

El sistema sanitario español ha sufrido desde 2009 un declive debido a los múltiples recortes. La crisis económica ha provocado en el país una serie de deficiencias debidas a la falta de financiación en asuntos sociales. Educación y sanidad son las más castigadas en un momento en el que solo se aprietan el cinturón los que menos tienen.

Según Marca España, la sanidad española es considerada como la séptima mejor en el ranking mundial de la Organización Mundial de la Salud. Su universalidad fue, hasta hace poco, una cualidad que hacía presumir de un país que poco a poco se  ha ido decayendo a nivel internacional. 
Los más castigados de estos recortes son aquellos que menos tienen. Y entre ellos se encuentran aquellos que huyen de sus países y buscan una acogida en este, una mejor calidad de vida y una salida a la precariedad existente en sus familias. Los inmigrantes ilegales son personas que lo que quieren es prosperar y conseguir un mejor nivel de vida, cosa con la que coinciden con el resto del país. Entonces, ¿quiénes somos para impedir derechos fundamentales a nuestros iguales?

El coste del uso de la sanidad por parte de los no documentados no es un gasto tan elevado como para evitar su acceso. La prohibición por parte del Tribunal Constitucional a la Comunidad Valenciana no hace más que cerrar las puertas de España. En una situación como la que nos encontramos ahora (crisis de refugiados) estas maniobras hacen ver el egoísmo de los países del primer mundo.

Son múltiples las mentiras que se utilizan para defender estas restricciones. Mentiras o verdades a medias que lo que consiguen es convencer a una parte de la población que cuando se hace un corte acude rápidamente para que les pongan una tirita. Los inmigrantes ilegales hacen menos uso que los documentados. Por otro lado, aquellos que se escudan en que estos inmigrantes ilegales no contribuyen al sostenimiento de la Seguridad Social están también cometiendo un error al no percatarse de los impuestos pagados de forma indirecta al consumir ropa, comida, alcohol o tabaco.

Según la Declaración de los Derechos Humanos en su artículo 25 todo hombre tiene derecho a una calidad de vida y con ellos a todo lo que lo provoque, incluyendo el cuidado la salud. En el momento en el que se pone una barrera a la protección de esa salud, se pone una barrera ante unos derechos del hombre que no hacen más que expresar cuáles son los derechos fundamentales de cada persona, aquellos que posee por ser ser humano.

La sanidad española se encuentra en una situación muy grave (falta de camas, enfermos sin atender, falta de ayudas, medicamentos sin subvención) como para preocuparse únicamente de limitar el servicio a gente que no tiene otra forma de cuidarse, que no se puede permitir una sanidad privada y que solo busca un nivel de vida digno.

0 comentarios:

Publicar un comentario