5 de diciembre de 2015

LA CLASE POLÍTICA DE MI PAÍS ME AVERGÜENZA

Rajoy, Iglesias, Sánchez y Rivera. Rivera, Sánchez, Iglesias y Rajoy. Estos son los nombres con los que se nos bombardeará hasta el próximo 20 de diciembre. En época de campaña electoral, que parece que no podía ser otro en momento que en el navideño mes de diciembre, y que seguirá siendo tendencia hasta la formación de gobierno en enero; es constante la hostigación política. Pero ahora el método ha cambiado.


 La nueva táctica de obtención de votos son los platós de televisión. Los programas 'El Hormiguero', 'En tu casa o en la mía' o 'Al Rincón' están siendo escenario de este proceso. Los principales protagonistas del panorama político actual ya han realizado sus correspondientes intervenciones televisivas, por así calificarlo, más cerca del entretenimiento que de la política.

Pero ahora las miradas se centran el próximo debate electoral del 7 de diciembre que viene de mano de Antena 3. Este acontecimiento, de carácter histórico (lo cual no nos lo ha parado de recordar la cadena emisora), en él se reunirá a los cuatro principales partidos políticos del país. La única cara ausente, como el debate de la semana pasada en El País, será la de Mariano Rajoy, a quien le parece más importante hacer unos mejillones en un programade televisión que discutir con los otros lideres políticos las propuestas que decidirán el futuro de España en los próximos cuatro años. En su lugar acudirá la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría.

De todas formas, la actitud no sorprende. El actual presidente del Gobierno, nos ha acostumbrado a lo largo de su legislatura, a hacerse de rogar en lo que a declaraciones se refiere. Pero casi que es preferente que el jefe de gobierno no interceda en actos públicos que no sean absolutamente necesarios puesto que sus declaraciones siempre dejan mucho que desear.


Para los que les sorprenda la asistencia de Soraya Sáenz de Santamaría, hay que decir que es una estrategia muy bien estudiada. El Partido Popular es consciente que el 7 de diciembre los votos descenderán, pero preferible que sea por cuestiones puramente ideológicas que por tener un representante con falta de capacidad de expresión. Francamente, es triste, que la que ahora es vicepresidenta de gobierno, no se presente como candidata a la presidencia. Es de valorar a una mujer segura de sí misma, concisa, sincera y concreta esté al frente de un cargo como el que despeña.

Pero no todo se centra en las caras del Partido Popular. Cómica es la breve trayectoria de Pedro Sánchez al frente de PSOE, puesto que realmente ocupa su puesto principalmente por su apariencia física. Sin embrago, la caída del PSOE ha sido imparable. Nada que añadir, sobre el aspecto del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. Aunque no sea de vital importancia tener un gasto fijo en ropa, es de suponer que si el objetivo de alguna persona es ser representante de algo, y más si es de un país, serias la imagen del mismo.

Captura de pantalla del debate a tres de El País

Es así el panorama actual de España. Los cabezas de lista y candidatos a la presidencia de España dejan mucho que desear, ya sea por imagen, ideología o empatía con la sociedad. Ahora bien, ¿de verdad algún español se siente identificado con la clase política actual? ¿Va a ser esta la imagen de mi país? Plantéenselo antes de votar.

0 comentarios:

Publicar un comentario